4.5.06

Viatge a Alba VI [i últim]

Día 2

A las 7 de la mañana ya estoy duchada y limpita… me vuelvo a meter en la cama.

Son las 7:30, Marina se levanta y empieza a hacerse la maleta… quizás debería hacer lo propio… sí, ok, me levanto, cojo toda la ropa, la hago un boñigo (total, es todo para lavar) y lo meto en la mochila. 7:39… me vuelvo a estirar… me levanto poco después, nada, me cuelgo la mochila, me ato las bambas (bueno, el orden es inverso), y salgo de la habitación de María con las llaves en la mano para devolvérselas.

A las 8, puntualísimas estamos todas en el punto de encuentro (es soprendente, Alba!), llega DD y nos lleva a los coches. Los cargamos y en 20 minutos nos plantamos en la estación de autobuses (dato curioso: ver entrar el camión de Carlsberg en el campus…). Allí nos metemos a desayunar en un bar mientras esperamos a DD y Sergio que han ido a devolver los coches… tardan un poco… un poco más… quedan 15 minutos para que salga el bus… ya! Han llegado! Han venido corriendo… han tenido pequeños problemas por el tema del golpe trasero…Pero ya estamos todos en el Bus de camino a Glasgow de nuevo!

Dormir… dormir… más dormir… un sudoku… sigo durmiendo…. Un muffin (joder… qué bueno!)…. Sigo durmiendo…. Otro muffin…. Una galleta de chocolate… sigo durmiendo… así hasta tres horas en una secuencia interminable (puta gorda!) que me lleva hasta Glasgow.

Allí, en Glasgow, nos estresamos buscando un supermercado para comer. Llegamos a la estación de trenes que nos tiene que llevar al aeropuerto, allí un hombre, muy gratuitamente nos indica dónde tenemos que coger el tren para Prestwick. Lo cogemos. Paula y Alba no pagan el billete (puuuuunkys! “estábamos en el lavabo” claaaaaaro, claaaaaaaaaaaro). Bien, ellas pagan la comida en el aeropuerto: 2 ensaladas al módico precio de…. 5 truskas! Joder, cómo está el patio…

En fin, somos muy cafres, casi perdemos el vuelo. Nosotros súper tranquis… llegamos al embarque… no hay nadie… entramos en el avión… y está todo el mundo! Pero nos han reservado plaza! Jajajaja! Viajamos de lujo!

Llegamos a Reus 10 minutos antes de la hora. Eso no puede ser. Nos obsequian con casi 20 minutos de espera para las maletas. ¡Toma ya! ¡¡¡Spain is different!!!

Qué bonito estar en casa… ¡¡¡la gente conduce normal!!! Increíble. Lo malo: no poder reírnos de la gente en su cara (echaré de menos ese “¡¡¡que no me entere yo….!!!”).

1 comentari:

maduixeta ha dit...

fantàstic!

quina morriña, eh?
d'altra banda... quin clima tan maaaaaacu que tenim aquí! mare meva jejeje